¿Qué es un conversatorio?

Un conversatorio, o ‘espectáculo de charlas’, en forma metafórica, es una herramienta que estimula el intercambio de experiencias en un ambiente informal y divertido. La preparación que requieren los participantes es mínima; puede darse, por tanto, al conversatorio el ambiente de un taller en que los participantes no se conocen unos a otros ni conocen a los organizadores.

El conversatorio (‘chat show’, en inglés) combina los formatos de ‘acuario’ y de panel de discusión.

El diseño en círculo abierto del conversatorio promueve una mayor participación que el acuario, y su naturaleza informal lo hace menos intimidante que un panel de discusión.

El conversatorio fue desarrollado como metodología de participación del conocimiento por Allison Hewlitt (Bellanet), Geoff Barnard y Catherine Fisher (Instituto de Estudios para el Desarrollo, IDS), y fue empleado durante el taller «Participación del Conocimiento para el Desarrollo: Programa de las Regiones de África» que organizó la Red de Desarrollo Global (GDN, del inglés) en febrero de 2005.

Carácter

Un conversatorio (o ‘espectáculo de charlas’, en forma metafórica) es una herramienta que estimula el intercambio de experiencias en un ambiente informal y divertido. La preparación que requieren los participantes es mínima; puede darse, por tanto, al conversatorio el ambiente de un taller en que los participantes no se conocen unos a otros ni conocen a los organizadores. El conversatorio (o ‘chat show’) combina los formatos de ‘acuario’ y de ‘panel de discusión’. El diseño en círculo abierto del conversatorio promueve una mayor participación que el acuario, y su naturaleza informal lo hace menos intimidante que un panel de discusión.

Participantes

Un presentador o coordinador del conversatorio (¡cuanto más animado(a) sea, mejor!).

De 3 a 4 invitados El público general asistente. El tamaño de este auditorio es variable, pero en los auditorios de menor tamaño se puede promover mejor la participación.

Proceso

Asigné 1 hora, como mínimo, y un máximo de 1½ hora para este proceso. El coordinador da inicio al conversatorio sentándose en la silla situada frente al semicírculo. Da la bienvenida al auditorio e introduce el tema del conversatorio. El coordinador (o presentador) presenta a un participante para desarrollar la metáfora del ‘espectáculo de charlas’; dice, por ejemplo: «mi primer invitado es conocido por todos ustedes. Antes era…») e invita al primer invitado a pasar adelante; anima a todos a recibirlo con aplausos.

El coordinador hace tres preguntas al invitado, en las que sugiere detalles interesantes. Luego llama al siguiente invitado y repite el proceso. Puede hacer las mismas preguntas a los tres invitados o puede adaptarlas a la experiencia particular que tenga cada uno de ellos. Una vez interrogados los tres invitados, el coordinador pide al auditorio que haga preguntas (o las sugiera). El coordinador hace entonces algunas preguntas polémicas a los tres invitados y promueve el debate entre ellos. No debe tomar notas mientras actúa en la escena del conversatorio; necesita dejar atrás su papel de coordinador para reflexionar sobre lo que se dijo. No debe emitir sus opiniones y es simplemente y siempre ‘coordinador anfitrión’?) Haga un video del conversatorio (cuando sea posible hacerlo).

Indicaciones

Si el grupo es muy grande (de 40 a 50 personas) organice 2 ó 3 sesiones paralelas de conversatorio y deje que los participantes escojan la sesión que sea de mayor interés para ellos. Antes del conversatorio, averigüe el nombre de un programa local de charla y entrevista, que sea popular. Cuando explique el proceso del conversatorio, haga referencia a ese espectáculo. Los conversatorios funcionan mejor cuando las historias que narran los invitados se relacionan unas con otras, pero son presentadas desde ángulos diferentes. Por tanto, la tarea más importante antes de un conversatorio es seleccionar un tema relevante e invitar personas interesantes.

Pregunte a los participantes del taller si alguien quiere hacer de coordinador o presentador en el conversatorio. Sirve para el papel si es persona alegre y enérgica. Asegúrese de que este coordinador tenga al menos 10 minutos para conocer a sus invitados antes del conversatorio. Entréguele preguntas ilustrativas (en tarjetas) para hacerlas a los invitados. Anime al anfitrión a aplicar las habilidades de facilitación, entre otras el parafraseo (o repetición explicativa), el sondeo (propiciar una respuesta), y el ánimo entusiasta (estimular, impulsar).

Un coordinador podría reformular las ideas con sus propias palabras haciendo preguntas como éstas: “¿Nos puede contar más sobre…?” o “¿Nos puede dar un ejemplo de lo que usted quiere decir con…?”

Reserve un tiempo después del conversatorio para insistir en apreciaciones e ideas clave que hayan surgido durante el evento. Si el grupo es relativamente pequeño (de 10 a 15 personas), cada miembro del auditorio y el invitado pueden compartir sus ideas y opiniones en un arreglo de ‘recorrido por la mesa’. Tenga un papelógrafo a mano y pida a un voluntario que capte los puntos importantes de la charla y los escriba; con estas notas se redactará más tarde un documento que será uno de los resultados del taller.

Visitas: 3779
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría tu opinión, por favor comenta.x
()
x